martes, 20 de junio de 2017

Una última cuestión, de Carmen Moreno

Los fantasmas no aman. Ella quiso leer lo que escondía aquel hombre, pero le resultaban infranqueables su mirada, sus pensamientos, su sonrisa de medio lado.


Portada del libro "Una última cuestión", de Carmen Moreno

Editorial: Cazador de ratas

Fecha de publicación: 2015

Nº páginas: 334

ISBN: 9788494335068

Precio: 15€





¿DE QUÉ VA?
Verónica Lago es una mujer de mediana edad que trabaja como limpiadora en unos grandes almacenes y es aficionada a la novela negra. Un buen día se ve envuelta en un caso que parece sacado de las historias de sus novelas: una mujer cae en el patio de su edificio desde el quinto piso. Verónica, que será la que encuentre el cuerpo, se verá como pareja de investigación de Castillo, un inspector con malos modales.


AUTORA
Carmen Moreno nació en Cádiz en 1974. Se licenció en Filología Hispánica y es Máster en Contabilidad y Finanzas por el CEREM y en Edición por la Universidad de Salamanca.
En 2006, se traslada a vivir a Madrid, donde aprendió lo que era ser en una ciudad como la capital de España. Se considera gaditana, madrileña y asturiana, una línea mágica, que traza su trayectoria tanto profesional como emocional: en Cádiz comienza a existir, en Madrid crece y en Asturias se encuentra.
Algunas de sus obras son Principito debe morir (Lapsus Calami, 2013), Cuando dios se equivoca (EH Editores, 2010), Salitre 15 (En Huida Ediciones, 2016) o Mala sangre (Apache Libros, 2017)


¿QUÉ ME HA PARECIDO?
Lo primero que me llamó la atención de Una última cuestión fue su protagonista. Pero también era lo que me daba miedo. Me explico: una señora de la limpieza de unos grandes almacenes como investigadora en un crimen es, a priori, un personaje que puede dar mucho juego y se presenta interesante pero, a la vez, puede dar pie a llevar la historia al terreno humorístico y le tengo bastante reparo al humor en la literatura pues suele ser una apuesta arriesgada.

¿Y cómo ha resultado? Pues me alegro de haberle dado una oportunidad. Efectivamente, la señora de la limpieza da mucho juego y sí, en ocasiones se incurre en el terreno del humor. Pero es un humor ácido y no quita fuerza a la historia. El personaje en ocasiones se ríe de sí mismo, pero también se toma en serio y actúa conforme a sus conflictos y su historia interna. Verónica es, de hecho, la mejor pareja que podía tener el inspector Castillo ya que, como él mismo reconoce, la investigación es más fácil con ella.

La relación del policía y la señora, que se presenta como una pareja que nada tiene que ver, queda justificada conforme vamos conociendo a los personajes y, sin llegar a estrechar demasiados lazos, ambos se van complementando y haciendo evolucionar al otro. Son personajes que avanzan y crecen juntos, llevados de la buena mano de Carmen Moreno.

Una última cuestión sabe mantener el interés en todo momento (he tardado pocos días en terminar el libro) ya que apela a nuestra vena más cotilla, con esas relaciones entre los vecinos de un bloque de pisos, y nos lleva a la investigación de la mano con la cercanía que nos da el que Verónica, la señora de la limpieza, esté involucrada en todo el proceso. Por otra parte, se agradece mucho que la historia caiga en algunos clichés y, sin embargo, no lo haga en otros tantos del género. Me ha gustado porque hay guiños pero en su justa medida. Los suficientes para hacer sonreír sin caer en la parodia, para hacer cercana una historia que no deja por ello de tomarse en serio a sí misma.

El misterio del crimen queda bien resuelto y, a pesar de que lo he intentado, no he sido capaz de figurarme su resolución hasta leerla. Había muchos candidatos a culpables y apenas he podido descartar a alguno que otro. Es otro de los aciertos de la novela, el saber jugar con un buen grupo de personajes, ir desvelando datos sobre ellos y, a la vez, no ponerles la etiqueta definitiva de culpables o inocentes.

En definitiva, Carmen Moreno nos ofrece una novela con un personaje divertido que junto con el inspector Castillo se hace querer, con una historia que engancha y nos sacará más de una sonrisa pero también nos hará sentir rabia y pena, a la par que nos hará ponernos en la piel de los protagonistas y reflexionar con algunas de sus frases. Rescato una: "todos llevamos un asesino dentro".

miércoles, 14 de junio de 2017

La víspera de la boda, de Hozumi

Hace un frío horrible. Ah, claro, dentro de poco voy a morir. Tal cual. Aquí. Sin que nadie se fije en mí.


Portada del cómic "La víspera de la boda", de Hozumi

Editorial: Milky Way Ediciones

Fecha de publicación: 2017

Páginas: 192

Precio: 8€

Nº de tomos: 1




¿DE QUÉ VA?
La víspera de la boda es un tomo único compuesto por seis historias cortas. La primera de ellas, da nombre al tomo.



AUTORA
Hozumi nació un 28 de octubre. En 2010 recibe el Premio Silver Flower de la revista mensual Flowers con La víspera de la boda (Milky Way Ediciones) y debuta profesionalmente con esta misma historia. en 2014 se alza con el primer puesto en los Premios Kono Manga ga sugoi! con Sayonara, Sorcier (Milky Way Ediciones).



¿QUÉ ME HA PARECIDO?
Este es un tomo que, tras haber leído La posada de los objetos perdidos, sabía que tenía que comprar. Tenía ganas de ver cómo se desenvolvía la autora en formato corto y, a poco que conservara una calidad parecida, éste iba a ser un tomo disfrutable. Efectivamente, así ha sido.
Las historias que lo componen son:

La víspera de la boda, que juega con el lector de forma muy hábil hasta un final que ha logrado sorprenderme. Si bien hay algunas cosas que se hacen raras conforme vas leyendo, todo queda bien resuelto al final y tiene su por qué. Una buena historia que ha conseguido hacer que muerda el anzuelo y no me esperase su sorpresa.

Reencuentro en el Azusa nº 2. Lo ha vuelto a hacer con esta historia. He vuelto a morder el anzuelo y me he encontrado con un final inesperado. A destacar los primeros planos de las caras de los personajes y cómo Hozumi es capaz de llevarte de una mano mientras con la otra hace el pase de magia que te cuela la ilusión final. Bravo.

Hermanos en blanco y negro se sirve de un acto triste, como un entierro, para unir a dos hermanos que habían perdido contacto. A través de su charla, nos darán a conocer un hecho del pasado relacionado con la difunta. Es de admirar cómo, en una historia que ocurre principalmente en un bar y con los personajes sentados, la autora mantiene el interés y logra transmitir la ambientación y el sentir de los hermanos.

El espantapájaros soñador (1ª y 2ª parte), es la historia de dos hermanos de Texas que se ven separados durante años y vuelven a encontrarse por un evento familiar. Me gusta la forma en que la autora trata la relación entre ellos, cómo va reconstruyendo su pasado mediante flashback y cómo introduce un elemento tierno que le da un toque especial al final.

Minijardín de octubre tiene como protagonista a un escritor en pleno bloqueo de creación. Una vez más, Hozumi juega con nosotros, nos lleva en una dirección mientras nos hace mirar en otra hasta dejarnos en un final en el que todo encaja. Otra vez en un espacio reducido y mediante la relación entre dos personajes que parecen no tener mucho en común, es capaz de desarrollar una buena historia.

Y entonces... es una original historia que tiene por protagonista a un gato. Es el narrador a través del cual vemos los acontecimientos. Si bien nadie sabe cómo piensan estos animales, la forma en que transcurren los pensamientos felinos en esta historia casan bien con el comportamiento de estos animales y con la personalidad que podríamos pensar que tienen.

Me queda una satisfacción de "¡wow!". Hozumi, la autora, es una artista, sin más. Con un dibujo sencillo y muy cuidado (uso perfecto de las tramas, viñetas muy limpias y dominio de la expresividad facial y atención al foco), domina también el tempo narrativo y es capaz de contar cosas en viñetas sin diálogo ninguno. Sus historias, además, siempre cuentan algo aparte de su argumento. Dejan un poso en el lector y una sensación de haber leído algo muy bueno. Totalmente recomendable.

martes, 6 de junio de 2017

El osito Cochambre, de Ignacio Cid Hermoso

Las nuevas oportunidades crecen entre la maleza y no se dejan regar con el agua de la lluvia. Brotan con la sal de las lágrimas y con la sangre de quien no tiene la culpa de que estés solo.



Portada del libro "El osito Cochambre", de Ignacio Cid Hermoso
Editorial: 23 Escalones

Fecha de publicación: 2012

Nº páginas: 200

ISBN: 9788415104315

Precio: 15,95€




AUTOR
Ignacio Cid Hermoso es un joven escritor madrileño, ganador de diversos certámenes como el IV Premio Liter de literatura de terror, el II Certamen Monstruos de la Razón o el I Certamen de relatos Todos los Santos de H-Horror, entre otros. Entre sus publicaciones están la antología de relatos "Texturas del miedo" (Saco de Huesos, 2010), las novelas "El Osito Cochambre" (Editorial 23 Escalones, 2012), "Nudos de cereza" (Editorial Punto en Boca, 2014), "Genpest" (Dolmen Editorial, 2015), el libro de relatos ilustrados "Grotesque" (Dissident Tales, 2015) y la novelette "Anoche, mientras te observaba" (Editorial Base, 2016).


SINOPSIS
El osito Cochambre es la historia de un escritor reconvertido en profesor universitario. Con un hermano problemático, se verá envuelto en problemas de los que intentará salir para mejorar su vida anodina y escapar de un pasado que no deja de acosarlo.


TRAS LA LECTURA
Me dio pena cuando la editorial 23 Escalones cerró porque estaba publicando a autores interesantes y porque me sería más difícil conseguir obras como esta. De Ignacio Cid ya había leído la antología Texturas del miedo, y sabía que volvería a leer algo suyo. Ahora, tras terminar El osito Cochambre, sé que también volveré a buscar otra novela suya en el futuro. Me parece admirable que ésta sea la primera obra publicada por Ignacio Cid. Es un debut del que sentirse orgulloso.

Con un estilo característico que demuestra un gran dominio del lenguaje y de las figuras narrativas, el autor hace que a veces te de igual lo que te está contando porque la forma en que lo hace te sorprende y te gusta. Trae imágenes claras y comparaciones potentes, sutileza y maestría al describir algunas escenas.

Pero, más allá del cómo lo cuenta, la historia en sí es una de esas que te dejan pensando tras el punto final. Llevada a través de los sentimientos de sus protagonistas, que quedan descritos de tal forma que el lector parece estar en sus cabezas y sus corazones, no implicarse con ellos es imposible y, por ende, el implicarse en una historia que no te deja indiferente. Porque, aunque podemos jugar a poner etiquetas, no hay ningún bueno o malo absoluto (bueno, quizás el personaje de Víctor sí... que con ese no he empatizado nada), sino que todos son complejos, se hacen vivos, y responden a sus sentimientos e impulsos.

Pero si todo parece tomar un rumbo claro y nos vamos haciendo una idea y anticipando acontecimientos, Ignacio Cid nos va soltando "bombas sonda" cada cierto tiempo, información que desconocíamos y de la que ya nos iba dando pistas en capítulos anteriores, pero que no vemos clara hasta leerla explícita y hacer que cambie nuestra concepción del escenario que se está desarrollando. La novela crece sin altibajos a medida que avanza.

Termino como empecé, diciendo que me da pena que la editorial ya no exista y que sea cada vez más difícil hacerse con este libro. Me he tirado tiempo esperando una reedición por parte de alguna otra editorial para leerlo y, finalmente, me alegro de no haber esperado más y haberlo conseguido de segunda mano.

martes, 30 de mayo de 2017

La posada de los objetos perdidos, de Hozumi

Supongo que la felicidad es justamente esto... tener un lugar al que volver vayas donde vayas.

Portada del cómic "La posada de los objetos perdidos", de Hozumi

Editorial: Milky Way Ediciones

Fecha de publicación: 2017

Páginas: 192 (cada tomo)

Precio (por tomo): 8€

Nº de tomos: 3




¿DE QUÉ VA?
Al final de un largo camino se encuentra la posada de los objetos perdidos, un lugar fascinante donde podremos encontrar aquello que creíamos perdido para siempre... ¿Qué secretos esconde este misterioso lugar?


AUTORA
Hozumi nació un 28 de octubre. En 2010 recibe el Premio Silver Flower de la revista mensual Flowers con La víspera de la boda (Milky Way Ediciones)y debuta profesionalmente con esta misma historia. en 2014 se alza con el primer puesto en los Premios Kono Manga ga sugoi! con Sayonara, Sorcier (Milky Way Ediciones).


TRAS LA LECTURA
¡Wow! es la palabra que me queda tras leer este manga. Si ya me gustaba la idea que sugiere el título, de una posada donde están objetos perdidos de la gente, más me ha gustado lo que ha resultado ser al final.

En realidad la historia trata sobre una posada donde los huéspedes encuentran lo que andan buscando. En ella trabajan personajes singulares entre los que destacan la dueña, que no es más que una joven, y el guía que lleva a los huéspedes hasta la posada.

Si bien las historias de los huéspedes y sus objetos son interesantes por sí mismas, la obra gana enteros cuando estas historias se mezclan con las propias de los habitantes y trabajadores del lugar. Son misterios que poco a poco se van resolviendo y que nos dejan con ganas de leer más (y así de poco me han durado los tres tomos...).

Los diálogos son muy buenos y hay escritas unas reflexiones sobre la esencia humana que son para leer, pararse, releer, anotar y volver a leer. Bravo por Hozumi y el pedazo de historia que crea, por la sabiduría que suelta en este cómic y las "lecturas tras la lectura" que deja para que saquemos.

Hay elementos parecidos a la mitología. Ese guía a mí se me representa a Caronte, por ejemplo. Luego está el hecho de perder algo, ese algo que, ya más que un objeto en sí, representa otras cosas internas y que al final encontramos resolviendo conflictos nuestros, pues su pérdida no es más que un nudo que debemos desenredar en nuestro ser. Me encantan estas ideas que se desprenden de la lectura.

Respecto al dibujo, es de una calidad innegable. Los personajes son bastante diferenciados y diferenciables. Tienen expresiones propias y llegan a transmitir con ellas tanto como con los diálogos. Aunque muchas de las viñetas son muy limpias y sin fondo, las que lo tienen (o están formadas únicamente por paisaje), son de un nivel muy alto. Hay algunas viñetas sin texto en las que me he parado a deleitarme por cómo muestran el sentir del personaje con sólo una pequeña variación de una a otra.

Sólo me queda decir bravo a Milky Way ediciones por publicar esta obra y a Hozumi por crear algo con tanta calidad. A priori no me llamaban la atención sus otras obras (un tomo autoconclusivo y una serie de dos tomos publicados en España también por Milky Way), pero ahora tengo claro que los compraré sí o sí.

martes, 23 de mayo de 2017

Piensa en otra cosa, de Ángeles Mora y Mariví Troy

Sabe que, en las horas oscuras, el monstruo cobra consistencia bajo su cama. Siempre lo ha sabido.


Portada del libro "Piensa en otra cosa", de Ángeles Mora y Mariví Troy

Editorial: El libro Feroz

Fecha de publicación: 2017

Páginas: 48

ISBN: 978-84-617-8962-7

Precio: 15€

¿Dónde comprarlo? Web de la editorial


¿DE QUÉ VA?
Cuando llega la hora de dormir, en la soledad oscura de tu habitación, el miedo siempre aparece antes que el sueño. Miedos infantiles, miedos antiguos, miedos de siempre… Tu única defensa: pensar en otra cosa.


AUTORAS
Ángeles Mora es una lectora enamorada de las atmósferas góticas que un buen día se atrevió a llenar de sombras sus propias letras. De alma inquieta y pluma curiosa, escribe de todo un poco pero es en el género del relato de terror donde su musa se siente más cómoda. Tras ganar algunos certámenes literarios y compartir con varios autores más de una docena de antologías, en 2016 publica con Editorial Niebla su primer libro en solitario. “Ecos en el páramo y otros relatos oscuros” es una recopilación de cuentos y ha sido elegida finalista del Premio Andalucía de la Crítica 2017.
En “Piensa en otra cosa...” se lanza al mundo del microrrelato para impregnarlo de esa oscuridad que tanto le gusta.

Mariví Troy, apasionada de la Ilustración y la Pintura, ha participado en varias exposiciones tanto colectivas como individuales. Durante su aprendizaje ha trabajado varios estilos pero cada día se hace más presente su amor por los temas más oscuros y personales plasmados en blanco y negro. Esta vinculación quedó presente en “Se rompe, se tira…”: colección expuesta en el Instituto Andaluz de Juventud de Huelva en 2016. Actualmente imparte clases de Pintura para niños y continúa con su formación en El Taller Artístico (Huelva). 
Con “Piensa en otra cosa...”, primera publicación como Ilustradora, quiere llegar al lector y emocionarle a través de la expresión de sus dibujos.


¿QUÉ ME HA PARECIDO?
Piensa en otra cosa tiene un defecto muy grande: ¿Por qué se acaba? Sin duda este es el mayor miedo que atenaza al lector conforme las páginas van pasando. Se hace corto y lo que piensas al terminar es en que debería ser el doble de largo. Pero, en ese caso, seguramente también pensarías lo mismo... porque estamos ante una de esas obras de las que no quieres apartarte.

Este libro cuenta la historia de los miedos infantiles. En él, un niño anónimo se mete en su cama y, en la oscuridad de la noche, la penumbra cobra vida y aparecen desde todos los rincones los temidos miedos. El única arma del niño es pensar en otra cosa.

Fotografía de libros y muñeco de "Piensa en otra cosa...", de Ángeles Mora y Mariví Troy
Piensa en leerme (o te arrepentirás...)
En formato de relatos cortos, las páginas van pasando en una cadencia que marca el ritmo de su propia estructura. Es casi un juego: tras cada miedo, pensamos en otra cosa y ese pensamiento nos desemboca en una nueva salvación, en la esperanza de una luz a la que la oscuridad termina alcanzando de nuevo. Los textos nos llevan de la mano a través de ese juego hipnótico mientras que las ilustraciones que lo acompañan, no sólo complementan la narración, sino que son un elemento igual de importante a la hora de crear atmósfera. Relatos e ilustraciones complementan al otro para formar un todo que, si de por sí ya es bueno, emparejados suben a otro nivel.

Es de alabar cómo las autoras, Ángeles y Mariví, hacen uso de un estilo que es aparentemente sencillo pero que está tan bien engranado que se intuye mucho trabajo puesto para que todo fluya con esa facilidad. Se nota también que se lo han pasado bien con la creación; sólo así podrían haber creado una obra que a todas luces se hace corta (¿lo he dicho ya? ¡quiero más!), se disfruta y deja con ganas de más.

Genial en la edición "El libro feroz", que nos presenta un formato pequeño (160x160) pero cuidado al detalle, con una portada de las que grita "¡cómprame!", un estilo de letra que no puede ir mejor a la obra y el detalle de un final extra incluido en una solapa interior en la contraportada.

No puedo más que recomendar esta joya. Como regalo o autoregalo. Y desde aquí pedir a las autoras que sigan creando juntas, quizás en una segunda parte, quizás en algo nuevo. Ese tándem debe repetir (trío, si incluimos a la editorial).

martes, 16 de mayo de 2017

Más luz, de Santiago García Espejo

Nadie hay capaz de prescindir de las emociones: uno es víctima de ellas le guste o no, y el barco del alma se orienta hacia donde los vientos de las pasiones soplen.

Portada del libro "Más luz", de Santiago García Espejo

Editorial: Autopublicación Amazon

Fecha de publicación: 2013

Páginas: 162

ISBN: 978-1520331188


Precio: 9,5€ papel / 0,99€ ebook



¿DE QUÉ VA?
Ambientada en la España de los años 60, esta novela nos sumerge en las vidas de los habitantes de un pueblo pequeño. De la mano de Diego, un maestro de escuela, iremos conociendo a algunos de sus vecinos y los secretos que con ellos guardan.


AUTOR
Santiago García Espejo (1974) es licenciado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Con Más luz obtuvo el Premio «Juan Martínez Company» de Novela Corta en 2007.


TRAS LA LECTURA
No tengo ni idea de qué me llevó a comprar este libro por 0,99€ en Amazon. Cierto es que tiene sólo (a día de hoy) ocho opiniones y todas con la máxima valoración. Tan pocas opiniones me hacen desconfiar y, si no tengo más referencias, suelo dejar pasar esos libros. La portada tampoco es un gran reclamo. Es sencilla y funcional, sin más. La sinopsis tampoco era especialmente algo que me llamase la atención. No tengo ni idea de qué me llevó a comprar este libro, pero lo hice.

No puedo más que alegrarme de haber gastado ese "casi euro" en esta lectura. Tengo que reconocer también que el primer capítulo no me ha entusiasmado, aunque se veía buena mano en la escritura. Además, aplacando mis temores, no he encontrado los temidos fallos de un autor amateur que publica algo sin revisar y sin que editorial alguna lo revise. A partir del segundo capítulo sabía que iba a terminar este libro en el mismo día en que lo he empezado.

El estilo y la prosa del autor están cuidados al detalle. Son capaces de pararse en lo minucioso y filosofar con los personajes (y con el lector) sobre temas que no son nuevos, pero sí se tratan con franqueza. Hay frases que he tenido que releer simplemente para obligarme a parar un momento y disfrutar de su construcción y contenido (y para envidiarlas un poquito, todo hay que decirlo).

El autor te transporta al pensamiento del personaje, al escenario en que éste se mueve y te hace sentir el frío, el calor, el sueño, la calma o la sorpresa que éste percibe. La historia se hace viva enseguida y pronto eres un habitante más de ese pueblo castellano de los años 60 que tan bien queda retratado entre los capítulos de Más luz.

Sí que tengo debilidad por el realismo mágico. Y en este libro no hay tanto como para ahogar la historia, que se desarrolla en un principio sin que este parezca intervenir, pero sí el suficiente como para hacerse notar, sobre todo a medida que los acontecimientos desembocan en un final directamente mágico, adecuado y entrañable.

La pena que me da ahora (aparte de que he terminado el libro) es la de pensar que esta obra pueda pasar desapercibida y perderse ante la ingente cantidad de obras autopublicadas que hay en Amazon. ¡Noventa y nueve céntimos! No puedo recomendarlo, sino directamente decirte que no lo pienses y le des una oportunidad. Se la merece y mucho.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Pubis de vello rojo, de José Luis Muñoz

El agua está negra, espesa, como una gran capa de aceite, y en su oleosa superficie flotan latas de cerveza, palomas muertas, cartones. La mano crispada de un vagabundo emerge entre las inmundicias, señalando dramáticamente la luna que describe un camino plateado que cruza todo el puerto.


Portada del ibro "Pubis de vello rojo", de José Luis Muñoz


Editorial: Tusquets Editores

Fecha de publicación: 1990

Páginas: 248

ISBN: 9788472231559

Precio: 13€



¿DE QUÉ VA?
Para ejercer su oficio, el más antiguo del mundo, una atractiva pelirroja abandona su lujosa residencia dejando en el lecho a su amante ; tan ambigua como la novela que protagoniza, acude a sus citas comportándose como una auténtica devoradora de hombres y una experta en placeres límite. A la misma hora, un hombre derrotado y amargado sale de su escondrijo enfurecido : tras cometer un acto delictivo, se siente traicionado por la mujer que años antes había sido suya y cuyo recuerdo no le ha abandonado desde entonces ; frustrado pues en el terreno amoroso, el único que da sentido a su vida, sólo encuentra descanso en un vagabundeo que cree le ayudará a olvidarla, o a buscarla a través de otras mujeres. Pubis de vello rojo de José Luis Muñoz obtuvo por mayoría el XII Premio La sonrisa vertical en enero de 1990.


AUTOR
José Luis Muñoz realizó estudios de filología románica en la Universidad Central de Barcelona y actualmente alterna la escritura con su trabajo en una caja de ahorros. Su trayectoria literaria arranca de la novela negra, género al que pertenecen tres de sus obras ya publicadas: Barcelona negra (1986), Barroco (1987) y La casa del sueño (1989), para posteriormente hacer una primera incursión en la literatura erótica con un libro de relatos, La lanzadora de cuchillos (1989). Asimismo cuenta en su haber con numerosos premios literarios.


TRAS LA LECTURA
Me acerqué a este libro con la curiosidad de vislumbrar la novela erótica más allá de la que está de moda actualmente, cincuenta sombras mediante, y con la idea de que una novela merecedora de ganar  un premio literario no iba a ser simplemente una sucesión de escenas más o menos tórridas sin mucho sentido ni hilo argumental que las sostuviese.

Pubis de vello rojo me ha abierto un poco la mente. Tras su lectura ya no dejo tan marginada a la literatura erótica. Ya no pondré interiormente en duda su calidad. Quizás las modas traen eso, demasiada saturación en la oferta para satisfacer la demanda creada. Y en esa abundancia está también el bajón del listón de calidad.

Esta novela es una historia que a ratos es erótica y a otros noir. Quizás sea una erótica con tintes de novela negra. Se sumerge en lo más sórdido de una Barcelona que todos sabemos que está ahí (y en cualquier gran ciudad), pero no queremos ver. Nos empeñamos en prestar atención sólo a las virtudes tanto de nuestras ciudades como de nuestra sociedad, pero está bien que de vez en cuando nos asomemos a la otra cara, que una novela como esta enseñe el lado más desagradable e incómodo de la realidad.

Los antihéroes toman la palabra, y no podemos más que sentir empatía por ellos, por su forma de ser, por la vida que han debido llevar, porque cualquiera toma una mala decisión y porque quién no ha tropezado dos veces con la misma piedra. Prostitutas, ladrones, violadores, asesinos... todos ellos conviven a la luz del día con nosotros y muchos sacan su verdadero rostro a la luna. Algunos buscan sólo escalar rápido en la vida, o el placer inmediato. Otros no han tenido más oportunidad y enseñanza que la que les ha llevado a ser quienes nunca quisieron.

Escrita con una prosa bastante cuidada y, por qué no decirlo, envidiable, esta novela engancha un pasaje erótico con otro descriptivo de la sordidez social que retrata. El autor maneja bien el ritmo, que pausa para deleitarse en narraciones casi poéticas, y acelera para hacer avanzar una trama que, si bien es confusa al principio, termina por atraparte y hacerte sentir involucrado.

Esta es una novela que me he alegrado de leer, porque me muestra que no toda la novela erótica es lo que pensaba, pero a la vez es una historia cruda e incómoda. Hay pasajes y situaciones que estremecen. La decadencia está siempre presente, tanto en los escenarios como en los personajes. Aún así, pienso que representa un retrato social de los que hacen falta. Es cierto que no todo es así, pero no deja de ser cierto que, aunque lo que se cuenta es ficción, bien podría pasar por una historia real.

Sería hablar demasiado sin haber leído el resto de obras presentadas, pero aún así, me atreveré a decir que esta Pubis de vello rojo bien merece ser ganadora del premio que ganó.

martes, 25 de abril de 2017

Regreso al mar, de Satoshi Kon

¿!Qué pasa con el huevo!? ¡Pero si no es más que una leyenda! ¿No?


Portada del libro "Regreso al mar", de Satoshi Kon

Editorial: Planeta

Fecha de publicación: 2013

Páginas: 224

ISBN: 978-8415480778

Precio: 15€



¿DE QUÉ VA?
Yosuke, un adolescente a punto de entrar en la universidad, se propone cumplir con un viejo, matutino y rutinario ritual que toda su familia y sus ancestros llevan realizando durante generaciones. Su familia fue depositaria hace muchos años de un huevo de sirena y durante un período de sesenta años su cuidador, un miembro de la familia de  Yosuke, debería cambiar el agua cada siete días y al finalizar ese período de tiempo mencionado lo devolvería al mar, a la sirena que les otorgó su cuidado. A cambio, el pequeño pueblo de Amite, gozaría de un mar en calma y buena pesca.


AUTOR
Satoshi Kon fue licenciado por la facultad de Diseño y Comunicación Visual de la Universidad de Bellas Artes de Musashino.
En 1985, estando todavía en la universidad, debuta como mangaka al ganar un accésit del premio Tetsuya Chiba con la obra Carve. En 1990 publica Regreso al mar, su primera serie, en la revista Young Magazine. En el mismo año, se incorpora como diseñador artístico al equipo de la película Roujin Z (basada en la obra original y el guión de Katsuhiro Otomo), en su primera incursión en el mundo de la animación.
En 1997 debuta como director cinematográfico con la película Perfect Blue. A partir de entonces, cosecha grandes críticas, tanto en Japón como en el extranjero, como director de cine de animación, con varia obras.
Toma las riendas de la nueva película Yume miru kikai (La máquina de soñar) como autor de la obra original, guionista y director, pero fallece el 24 de agosto de 2010 víctima de un cáncer de páncreas. Tenía 46 años.



TRAS LA LECTURA
Este es un cómic que compré tras leer reseñas muy positivas sobre él en internet. El precio era alto y la encuadernación, en tapa dura, no es de las que más me gustan para el manga, pero indicaba que si la editorial ha apostado por subir el precio y hacer una edición algo más cuidada es porque el material merecía la pena.

Regreso al mar quizás tenga como peor exponente su título que, si bien es bastante descriptivo, es algo simple. Nos encontramos ante la primera historia larga de Satoshi Kon, su primera prueba de fuego que, según palabras del propio autor (que aparecen al final del tomo), supuso una serie de experiencias nuevas y muy estresantes para él.

La historia es su mayor fuerte. Se trata de un cuento muy social y actual en el que se combina el realismo mágico con el ecologismo. Ambientado en una pequeña población pesquera, un magnate se vale de una leyenda del lugar para comprar terrenos y, con un discurso de progreso, empezar a construir un complejo turístico al más alto nivel. La leyenda atraerá a turistas y eso dará trabajo a los lugareños, a la par que disfrutarán de comodidades propias de las grandes ciudades, como hospitales modernizados. ¿A alguien le suena todo esto? Es muy actual.

Algunos habitantes de la aldea pesquera se resisten al cambio. Quieren sus playas limpias, sin grandes hoteles, y su medio de vida como siempre. Tienen un trato con el mar y no quieren romperlo por nada del mundo. Les escuece, además, que sea el sacerdote del lugar el que negocie la transformación de su municipio en algo moderno y sin alma. Pero no se trata de un sacerdote ávido de dinero, sino que tiene sus propia historia trágica a cuestas que justifica su comportamiento.

Es así Regreso al mar un retrato social, un choque entre el pez grande y el pequeño, la cultura local contra la globalización y el mal llamado progreso (¿progresar es hacer más dinero?). Pero no sólo las personas tienen su protagonismo, sino que hay un elemento mágico, la leyenda de la aldea, que tiene mucho que decir. Como lectores incluso llegaremos a dudar en algún momento de la veracidad de una leyenda que tiene mucho que ver con la naturaleza.

Por su desarrollo y desenlace, este cómic es un canto al ecologismo que nos hace plantearnos muchos aspectos de la sociedad actual y el ritmo al que vamos hacia el futuro en el que, por más que los estudios avisen del daño al planeta que causamos, nos empeñamos en que siga siendo apocalíptico.

El dibujo escapa de la caricatura y es bastante detallado y realista, recordando al de Akira de Katsuhiro Otomo (no en vano Satoshi trabajó como ayudante de Katsuhiro durante un tiempo).

No puedo más que recomendar este manga que, aunque tenga un precio alto, merece la pena.

martes, 18 de abril de 2017

La gallina que soñaba con volar, de Sun-mi Hwang

Que seamos de la misma especie no significa que formemos una familia feliz. Lo importante es comprender al otro. ¡Eso es el amor!


La gallina que soñaba con volar, de Sun-mi Hwang

Editorial: Nube de tinta

Fecha de publicación: 2014

Páginas: 144

Precio: 13,95€ papel / 7,99€ ebook

ISBN: 9788415594291




SINOPSIS
Esta es la historia de una gallina ponedora llamada Brote. Desde su jaula, ansía escapar a la libertad del corral y cumplir sus sueños. En su búsqueda de la felicidad, Brote se enfrentará al miedo a lo desconocido, al rechazo de los demás animales y al peligro que conlleva recorrer su propio camino.


AUTORA
Sun-mi Hwang nació en 1963 en Corea del Sur. Durante parte de su adolescencia no pudo asistir a la escuela debido a las circunstancias económicas de su familia, pero gracias a uno de sus profesores, que le dio la llave de un aula, pudo a leer libros siempre que quiso. En la actualidad es profesora adjunta de la Facultad de Literatura en el Seoul Institute of the Arts. Ha publicado decenas de libros. La gallina que soñaba con volar se ha convertido en un clásico, y ha permanecido en las listas de best-sellers coreanos más de diez años.


TRAS LA LECTURA
Me acerqué a este libro porque leí que se había convertido en un "clásico moderno" y, tras triunfar en Corea, lo estaba haciendo en muchos otros países. Un libro que alcanza esa fama a nivel global o es muy buen libro o tiene un marketing bestial y, la verdad, poco había oído y leído de él con anterioridad.

Esta es la historia de una gallina ponedora, Brote, que tiene un sueño. Pero a la vez es una fábula. Es la historia típica de un personaje cualquiera, un anónimo con el que te cruzas por la calle, un mindundi que tiene una vida plana, aburrida y sin mucha esperanza pero que se mueve de forma inocente por la fuerza de un sueño y vive lo que nunca creyó posible (para bien y para mal).

Está escrito en un tono cercano al infantil, que bien podría ser leído por un niño como un cuento y lo disfrutaría así, sin más. Aunque lo bonito está en hacer esa otra lectura, sacar significados entre líneas y ponernos en la piel de la gallina ponedora, hacer nuestra su historia y tomar el corral como la sociedad.

Se habla así en el libro de las diferencias entre personas y de cómo son aceptadas o no, de la importancia de lo que das en lo sociedad para que esta te señale el sitio al que perteneces, de la amistad entre iguales y desiguales, de los roles que no podemos evitar y de cómo los sueños, por bonitos que sean en nuestra cabeza, no son imposibles pero sí difíciles de alcanzar.

Me ha gustado mucho el hecho de que deja traslucir que el sueño que se persigue no es tal y como se imagina. Es algo que tenemos idealizado y que no tiene por qué ser como pensamos, pero aún así merecerá la pena. Porque aunque hay mucho realismo (sin olvidar que hablamos de un libro en el que los protagonistas son animales), ese realismo tira más bien hacia el optimismo, aunque sin llegar al edulcoramiento.

A destacar también la habilidad de la autora para hablar de sentimientos a través de una gallina. De ser capaz de dominar la anatomía de tan singular ave para darle una expresividad que podamos identificar. Admirable su capacidad para hacer metáforas que nos dejen pensando. Un lenguaje sencillo pero muy cuidado, un trabajo de esos difíciles que nos hacen fácil la lectura.

Resumiendo, La gallina que soñaba con volar ha vendido más de dos millones de copias por derecho propio. Es un libro sencillo, tranquilo y, en apariencia, sin mucha ambición, que se deja leer y releer y es capaz de decirnos algo cada vez.

martes, 4 de abril de 2017

Teluria 108, de Fernando Llor y Álex Muñoz

¿Lo oyes bien, Lisven? ¡Es el sonido de nuestra victoria! ¡Nuestro tiempo de encierro ha terminado!


Portada del cómic "Teluria 108", de Fernando Llor y Álex Muñoz


Editorial: Ediciones Babylon

Fecha de publicación: 2014

Páginas: 100

ISBN: 978-84-16318-48-3

Precio: 14,95€ papel / 2,95€ e-book



SINOPSIS
En Teluria, la ciudad de los demonios, hay rumores de que Lucifer, quien mantiene la paz, ha desaparecido. Las intrigas no tardan en aparecer y los hay que quieren ocupar su lugar. Otros sueñan con ir hacia el mundo de los humanos y demostrar su supremacía. Armen será el encargado de ir tras los que se han colado en La Tierra y llevarlos de vuelta a Teluria.



AUTORES (de la web de Babylon)
Fernando Llor (guionista): (Vigo, 1982) cursó estudios de Técnico Superior de Imagen en Vigo y de guión cinematográfico en Madrid. En 2013 ganó junto al ilustrador René Valiñas el Concurso Internacional de Cómics y Novelas gráficas de la plataforma Libros.com con Nyx, los sueños de la Diosa, que se convirtió en su primer trabajo publicado en papel. Colabora escribiendo relatos y cómics cortos con distintas publicaciones como Croa Magazine o la Revista Astrolabium, y muy especialmente con The Rocketman Project.

Álex Muñoz (dibujante): (Madrid, 1988) desarrolló muy temprano su afición por el dibujo. Tras cursar estudios en la Escuela Superior de Dibujo Profesional (ESDIP), empezó a realizar trabajos como freelance, lo que le permitió conocer de cerca el apasionante mundo de la ilustración. Forma equipo creativo con Fernando Llor, con el que ha sacado a la luz varios proyectos.



TRAS LA LECTURA
Otra de mis incursiones en el cómic a través de la tablet (al final me estoy acostumbrando a leerlos así aunque prefiero los tomos en papel), y también de la editorial Babylon, que si ya me sorprendía gratamente con sus novelas, lo está haciendo también con estas lecturas.


En Teluria 108 encontramos otra historia de aventuras al estilo shonen con las viñetas a todo color y un precio que bien merece la pena. De nuevo la acción prima por encima de todo, incluso de los mismos personajes.

Y es aquí donde veo un punto flojo, en los personajes y las relaciones entre ellos. El conflicto es muy grande y su resolución parece tan difícil, que coge casi todo el espacio de la historia y quedan elementos que me chirrían, como la relación del protagonista con su compañera de trabajo en la pizzería. Se podría decir, que todo el mundo, ante un compañero como el protagonista, que pasa de relacionarse con todos, no sentiría más que cierta curiosidad inicial pero indiferencia después. Es difícil pensar en que surja el cariño en esta situación. Quizás debería haberse dedicado más espacio a la relación entre ellos, en incluso a ella, cuyo papel es bastante secundario.

Tiene en sí peculiaridades muy originales, como esa ciudad de demonios y un poco de filosofía de lo que es ser ángel o ser demonio en la que no llega a adentrarse demasiado pero que habría sido un punto interesante de haber estado más presente, sobre todo si se mezcla con la percepción humana de éstos.

En cuanto al apartado gráfico me ha recordado más a un estilo europeo que al estilo manga. Es un dibujo muy limpio, con las expresiones bien caracterizadas y un uso del color magnífico. Todo esto hace que nos podamos sumergir más en las escenas e incluso casi podamos imaginar cómo sería la película de animación del cómic. 

En definitiva, con Teluria 108 me he encontrado un buen cómic que entretiene, se lee de un tirón y con dibujo a color. Merece la pena su lectura.

martes, 28 de marzo de 2017

Instinto animal: Quince historias de lobas y cambiaformas, de VVAA

Lúa nunca había prestado demasiada atención a las historias de los ancianos, ni a sus canciones. Por eso había matado al humano y había probado su carne.


Portada del libro "Instinto animal: Quince historias de lobas y cambiaformas", de Varios Autores

Editorial: Editorial Café con Leche

Fecha de publicación: 2015

Nº páginas: 352

ISBN: 978-1518836329


Precio: 14.99€ papel / 4.99€ ebook



TRAS LA LECTURA
Tras disponerme a leer muchas historias sobre transformaciones (y esperándome muchas licántropas), esto es lo que me he encontrado en cada relato:

Canciones de cuna para lobas tristes (de Víctor Selles) nos mete en una especie de road trip protagonizado por dos lobas con pocos escrúpulos. Las imágenes fuertes que pueblan la primera parte del relato pronto dejan paso a una subtrama donde poco a poco iremos conociendo el origen de ambas lobas, la diferencia entre ellas y el funcionamiento de los clanes y manadas. Queda en conjunto un relato bastante disfrutable.

Cloro (de Paz Alonso) baja el ritmo de la acción y nos mete en la rutina de un centro mental femenino donde varias cambiaformas intentan reinsertarse en la sociedad. Me gusta mucho el tono elegido, acorde a la protagonista y al ser en que se transforma, a su gusto por la tranquilidad. Muy bien llevado, consigue crear una atmósfera que te lleva a ese lugar donde un día es igual a otro.

Animalandia (de Manu Riquelme) es una historia tremendamente ácida que critica los contenidos de la televisión actual. Es casi imposible no ver reflejados en la realidad a algunos de sus protagonistas e incluso el escenario televisivo. Es entretenido aunque no tiene mucho más que la satisfacción de ver a los más débiles resarcirse del maltrato.

Una nueva organización (de María Gay Moreno y Tristan R. Germanaud) ha logrado sorprenderme. Es de las cambiaformas que menos esperaba y me ha gustado la idea. La trama con la que empieza el relato, de una detective investigando un caso, logra captar el interés pero, sin embargo, se diluye pronto para dar paso a la enigmática relación entre la detective y una de sus testigos. El final ha sido una pequeña sorpresa que aporta un giro más.

Cat People (de Diana Gutiérrez) es un relato que se centra más en aspectos "humanos". Se lee bien y la historia fluye, pero me he quedado esperando un punto álgido, un final en el que se consumara la venganza de forma más espectacular y no tan sutil. De todas formas no deja de ser buen relato.

Luna de maíz (de Yolanda Camacho) viaja a la adolescencia para contar una primera transformación muy simbólica en cuanto a astros y ciclos vitales. Un secreto que esconde otro secreto y se revela al final. Quizás le ha faltado un poco más de extensión para alguno de los personajes, pero aún así queda un buen resultado y que se lee bien.

Una muerte blanca (de Anabel Zaragozí) está escrita con muy buen gusto y una prosa bastante hábil. Te transporta a una plantación indígena de azúcar y realmente y sientes el ambiente y a los protagonistas de la historia. Original y bien contado, es uno de los relatos fuertes de la antología.

El trofeo (de Cristina Domenech) es una historia que se va desdoblando poco a poco y en cada uno de sus giros conocemos un dato que nos lleva a conocer un elemento más de ese enredo que guarda una sorpresa final. Llega a desconcertar pero logra sorprender. Buen relato.

Mil pieles (de Maleni Sagredo) da una vuelta de tuerca y divide a los cambiaformas en clanes. Además, guarda a algunas personas especiales en una sorpresa que abre una nueva dimensión. Queda, en conjunto, un relato con un buen imaginario y sobre el que gustaría haber leído una historia más larga para seguir disfrutando de la historia de la protagonista.

La promesa (de Rocío Vega) logra transmitir amor por la naturaleza y el monte. La relación entre una pareja de prometidos da paso a la relación entre la mujer y la naturaleza, para luego ir más allá con un nuevo personaje. Se desvelan los secretos poco a poco hasta que todo encaja. Un gran relato.

Entretelas de justicia (de Leticia S. Murga) cuenta con una transformación impactante y que se aplaude por la venganza que supone. Es un relato que no juega a la sorpresa, pues deja claro lo que va a pasar desde el principio, pero que se lee con ganas de llegar a ese final y pensar que ojalá existiese una protagonista como la de esta historia.

No vuelan los cuervos sobre el cielo de Moscú (de Lara Alonso Corona) es una fábula estupenda. De la mano de Anna, una protagonista con poco a destacar, nos lleva a una Rusia comunista, a su campo y su ciudad. Poco a poco una historia asombrosa sucede entre capítulos. Muy bueno.

Un millón de moscas (de Fernando Alcalá y Jean-Paul Long) me ha parecido un homenaje a "El club de la lucha". Aunque imaginamos quien está detrás de los horribles crímenes narrados, la forma en que se llega a ello es capaz de crear una atmósfera agobiante que nos mete en la piel de la protagonista.

Su verdadera piel (de Ana Morán Infiesta). Como si de una película tipo "El proyecto de la bruja de Blair" se tratase, el relato se inicia con dos personas investigando los hechos de un pueblo fantasma. Todo da paso a algo más grande al aparecer en escena un tercer personaje, que va tras la pista de los dos primeros, y descubre el verdadero horror. Una historia llena de sangre y perversión que se lee con congoja y cierto morbo hasta el final.

La metamorfosis de Gregoria Sánchez (de Álex Hernández-Puertas) es otro homenaje, esta vez a la obra de Kafka que, muy fiel a ésta, cuenta la historia de un personaje que se despierta en un cuerpo diferente. Llena de situaciones absurdas que le aportan un toque de humor, llega a un final bastante inquietante.


Ha quedado una selección de relatos que tiene menos licantropía de lo que esperaba y que logra sorprender por la cantidad de cambiaformas y la originalidad con la que sus autores han sabido abordar cada historia. Obviamente unos relatos me han gustado más que otros pero, en su conjunto, forman una antología muy disfrutable y a la que le pondría una nota alta. Buen trabajo el de la editorial y el de los autores.