lunes, 11 de septiembre de 2017

Chica cósmica, de Roberto Carrasco

La calma es lo que ansío y lo que consigo a través de anestesiar mi alma. Mi mente es el mar en un día sin viento y de peces dormidos.


Portada del libro "Chica cósmica", de Roberto Carrasco

Editorial: PeZsapo

Fecha de edición: 2017

Páginas: 180

Precio: 15€

ISBN: 978-8494467257



¿DE QUÉ VA?
Arcadia es una chica perdida en el mundo, como tantas otras personas. Desafortunadamente llena el vacío que siente con drogas y excesos. Su familia, desestructurada, se ve sobrepasada, aunque Arcadia cuenta con el apoyo de su abuelo para intentar encontrar su camino.


¿QUIÉN LO HA ESCRITO?
Roberto Carrasco es un escritor español. Entre sus obras están Tan dulce, tan amargo (Odisea Editorial, 2008) , Rottenmeier (Editorial Punto en Boca, 2013), Riku desde los Infiernos (La Calle, 2014), La Inquietud bajo la Piel (La Calle, 2014), El último año en Hipona (La Calle, 2015) y Chica cósmica (PeZsapo, 2017).


¿QUÉ ME HA PARECIDO?
Ha sido una lectura sorprendente. La primera impresión que me dio por el título y la portada, que ambos me gustan, era la de ser una historia sobre amor adolescente, quizás con una protagonista algo rebelde. La sinopsis en la contraportada, que no leí hasta tener empezado el libro, ya me puso más sobre el camino.

Arcadia, una chica con una fuerte personalidad, es la protagonista absoluta. Hay personajes que se le acercan y tienen su hueco, pero no llegan a llenar tanto como ella. Lo primero que engancha, nada más empezar, es el extraño don de la protagonista. Es algo inusual que comienza a sembrar la duda en el lector sobre si estará loca o será un verdadero don. Incluso ella lo duda.

Más adelante el tema del don se normaliza, aunque se leen con interés las escenas en las que se hace notorio. Cobra importancia entonces la etapa de desfase en que Arcadia se sumerge. Sus continuos cambios de la luz a la oscuridad y cómo se siente ella en cada momento. Si empezábamos más o menos abajo, ahora vamos hacia una decadencia que la hace caer aún más. Y cuando parecía que un personaje, el de su amigo Uriel, haría de salvador, toma otro papel distinto.

Conforme avanzamos vemos que va a quedar una historia bastante curiosa con un final de historia para todos los públicos. Una buena historia que no deja de ser una más. Pero es entonces, en los últimos capítulos, donde el autor hace el pase de manos y comienza a unir pasajes de la vida de Arcadia que pensábamos que eran acontecimientos sin más, pero que tienen relación entre sí. Piezas de un puzle que no sabíamos que lo era comienzan a encajar y no podemos más que asistir a un final... cósmico, como la protagonista. Hace un par de días que finalicé el libro y aún tengo el final en la cabeza. Me hace volver a pasajes del principio y admirar el buen trabajo del autor al planear la trama. Es sorprendente cómo cambia la dimensión de una buena historia a otra aún mejor en unas pocas páginas en los últimos capítulos.

En cuanto a temas que trata, tenemos varios y muy interesantes, como el mundo de las drogas, el de las relaciones familiares, el desarraigo del entorno, el de la desestructuración familiar cuando los problemas nos superan, el del trato social hacia el que está abajo y lo difícil que lo tiene para salir de esa marginación pero, a la vez la posibilidad que hay de ello, el repentino cambio de estado de sentirse bien a sentirse fatal, el equilibrio interno, etc.

En definitiva, Chica cósmica es un libro que dice bastante en sus menos de 200 páginas. Tiene una protagonista que llena las escenas, está escrito con un estilo muy cuidado y rico en metáforas, del que gusta releer algunas frases, y presenta una historia interesante que sube muchos enteros hacia el final, cuando cobra otra dimensión. Es una lectura muy recomendable.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Ready Player One, de Ernest Cline

Mi generación nunca había conocido un mundo sin Oasis. Para nosotros se trataba de mucho más que de un juego o de una plataforma de entretenimiento.


Portada del libro "Ready Player One", de Ernest Cline

Editorial: Ediciones B

Fecha de edición: 2011

Páginas: 464

Precio: 18€ papel / 7.99€ ebook

ISBN: 978-8466649179



¿DE QUÉ VA?
Oasis es el entorno virtual creado por una empresa de videojuegos. Wade Watts es un joven que vive en el año 2044 y que escapa de la triste realidad de su día a día en Oasis. Cuando se conoce la competición que el creador de Oasis, James Halliday, ha creado y su recompensa, Wade es uno de los que se embarca en la aventura.


¿QUIÉN LO ESCRIBE?
Ernest Cline es un escritor estadounidense. Es conocido por sus novelas Ready Player One (2011) y Armada (2015).


¿QUÉ ME HA PARECIDO?
Pues me ha parecido una obra extraordinaria que me ha durado apenas dos días. Ready Player One tiene mucho dentro. Es un mundo dentro de otro con mil cosas añadidas de otras épocas. Es alucinante.

Esta novela es una distopía por la ambientación que tiene. Un futuro donde los recursos energéticos son muy escasos ya y el planeta está dando lo último que tiene a una humanidad que no para de exprimirlo y exigirle más. Habría sido un tema donde ahondar y se ha perdido una oportunidad aquí, pero no era la temática ni la intención de esta obra, que ha virado por otro camino muy distinto.

En ese mundo distópico hay una realidad virtual que sirve de vía de escape para la gran mayoría de las personas. Un mundo lleno de mundos y de opciones donde con un avatar cualquiera puede reinventarse y vivir una vida paralela siendo otra persona. Esa realidad virtual no es sólo recreativa, sino que abarca incluso varias parcelas de la vida, como la educación.

La historia en sí es una en que un personaje va creciendo poco a poco y se encuentra dificultades en su camino hacia la búsqueda del tesoro (una estructura clásica). Pero está muy bien revestida y justificada. A pesar de lo mucho que tiene que describir y de la enormidad de lo que describe no pierde el ritmo y sorprende en cada momento. Se vuelve adictiva y quieres saber lo que pasa a los personajes en cada momento. Parece algo increíble cuando hay un mundo totalmente nuevo que describir.

Lo que sube el nivel de Ready Player One y la hace un regalo son las miles de referencias a la cultura de los ochenta que tiene. Tanto a nivel de películas como de videojuegos y música. Las he disfrutado y mucho, me han hecho recordar y revivir cuando aparecían mencionadas. Creo que igual alguien que no las conozca se pueda perder o vea un montón de datos que le dicen poco. Aún así le queda una buena historia de acción con la que disfrutar. Pero si se acerca a investigar, le servirá para descubrir una parte de la historia reciente. Desde luego, para cualquier friki, geek o aficionado en general a los ochenta, el libro es un regalo.

No puedo más que recomendarlo y alegrarme de haberlo leído antes de que la película esté en cines, porque he podido disfrutar la historia sin spoilers y sin saber bien qué me iba a encontrar. Animo a cualquier lector a asomarse a sus páginas y a «echar una partida».