martes, 27 de enero de 2015

El velero rojo, de Aleksandr Grin

En el curso de un día, el hombre tiene innumerables pensamientos, contempla imágenes pintorescas y pronuncia muchas palabras, tantas como las que contiene un libro voluminoso. Grey intentaba en vano descifrar qué libro había sido el de aquel día.


Portada de "El velero rojo", de Alexandr Grin
Editorial: Sm (Colección "El barco de vapor")

Fecha de publicación: 1989

Páginas: 128

Precio: Sólo lo he visto de 2ª mano. Los precios varían entre 3€ y 6€

ISBN: 978-8434812666



SINOPSIS
La pequeña Assol persigue un día un velero de juguete a través del río. Entonces encuentra a un recopilador de canciones, que le dice que dentro de unos años un barco de velas rojas traerá a un príncipe que la llevará hasta su reino y la hará feliz. Desde entonces Assol espera cada día la llegada de ese velero rojo.


AUTOR
Aleksandr Grin (1880-1932) fue un escritor ruso muy reconocido que creo grandes obras del neorromanticismo. Algunas de sus obras son: Velas rojas, Surcando las olas, El camino a ninguna parte y La lámpara verde.


TRAS LA LECTURA
El velero rojo es un libro de personajes y lleno de sueños. No es de fantasía, de grandes efectos ni grandes aventuras. Su historia está más bien pegada al realismo, al día a día, a algo muy reconocible. Es algo que podemos imaginar que bien pudo pasar.

Tiene un aire a cuento de los antiguos, en los que los personajes principales sufren de dificultades (Assol es pobre y huérfana de madre, además de marginada por los habitantes de su pueblo) pero a pesar de hecho consiguen encontrar su sitio en el mundo.

El mensaje que transmite El velero rojo es muy claro: tenemos que creer en nosotros mismos a pesar de todo, aunque desde fueran nos hagan creer que estamos locos. El tener un sueño y creer en él de corazón es fundamental para que ese sueño pueda cumplirse alguna vez. Además, está el hecho de que los sueños que tenemos de niños, no tienen por qué quedar en la infancia. Assol tiene una esperanza desde pequeña y aguanta burlas durante años por seguir fiel a su creencia. Incluso cuando ya cualquiera se habría rendido, ella sigue creyendo, ya quizás más por la fuerza de la rutina que de la esperanza, pero aún con un poco de fe en sí misma, en su padre y en el destino.

El libro tiene cierto vocabulario de barcos que quizás puede parecer difícil para los jóvenes, pero no es tanto como para dificultar la lectura y, además, es una oportunidad para ampliar vocabulario. El estilo es sencillo y nada recargado, llevándonos por la historia a través de la narración y de diálogos, pocos pero esenciales, que dan voz y matices a unos personajes que quedan dibujados desde su infancia hasta el tiempo actual en el libro con mucha habilidad, introduciéndolos en el momento justo en el que serán necesarios para la historia.

¿Recomendable? Este libro es algo difícil de conseguir (yo lo adquirí de segunda mano), pero sin duda merece la pena. La historia es preciosa y los valores que transmite son muy positivos. Creo que puede gustar bastante a los lectores jóvenes (y, por qué no, a los adultos).

No hay comentarios:

Publicar un comentario