lunes, 23 de septiembre de 2013

Garras y Colmillos, de Jo Walton

A la mañana siguiente desayunaron con frugalidad medio costado de ternera dividido entre ellos tres y los dos recién incubados. Selendra encontraba un poco extraño comer con los niños porque los pequeños no sabían comportarse en la mesa y tenían cierta tendencia a salpicarlo todo con trocitos de carne ensangrentada meintras comían.


Portada del libro "Garras y colmillos", de Jo Walton
Editorial: La Factoría de Ideas

Fecha de publicación: 2003


Páginas: 218
 
ISBN: 9788496689091

Precio: 8,5€



SINOPSIS
Tra la muerte del cabeza de familia del clan Agornin, surgen las primeras diferencias por el reparto de la herencia. Los más poderosos imponen su criterio, pero los legítimos herederos no olvidan el agravio. Poco a poco, los miembros más débiles de la familia van acomodándose y encontrando su lugar en el mundo hasta poder reclamar lo que les pertenece por derecho.
Por cierto, todos los protagonistas de este libro son dragones.



AUTORA
Jo Walton es una escritora galesa de fantasía y ciencia ficción. Con sus libros ha ganado numerosos premios de prestigio, como el Premio Mundial de Fantasía, el premio Prometheus, el premio Hugo y el premio Nebula, o el premio John W. Campbell al mejor autor novel.
Algunas de sus obras publicadas en español son Entre extraños (2012), La conspiración de Coltham (2010), El círculo de Farthing (2008) y Garras y colmillos (2005).



TRAS LA LECTURA
Dice la autora, Jo Walton, en la introducción, que esta novela es el resultado de preguntarse cómo sería el mundo si los axiomas de la novela victoriana sentimental fuesen leyes biológica ineludibles. Y sin duda, ha sido todo un acierto cambiar de especie y dejar al ser humano a un lado, para dar todo el protagonismo a los dragones y hacer una historia de ellos.

Para usar a los dragones, la autora ha tomado de base la época victoriana, pero ha adaptado e inventado comportamientos nuevos (pues así lo requiere el usar a estos grandes reptiles), sociales y biológicos. La forma en que sus ojos giran, por ejemplo. El ritual que llevan a cabo los miembros de la familia cuando un dragón muere, o la forma en que atan las alas a sus criados. Pero no sólo ha hecho esto, y de forma asombrosa, sino que ha ido más allá creando un mundo con sus religiones propias, su idiosincrasia social y su historia, además, haciéndolo patente sin tener que explicitarlo con aburridas explicaciones, dejando en su lugar pequeñas muestras que el lector va recogiendo y va juntando.

La historia que se nos cuenta es la de una familia, los Agornin, que ven morir a su padre y han de dejar su hacienda a su cuñado, pues ninguno es lo suficientemente fuerte como para defenderla. A partir de ahí, las dos hermanas menores, compañeras de nidada, han de verse separadas por primera vez, a la vez que han de ir pensando en un matrimonio que las coloque en buena posición social. El hermano mayor, un pastor de la Iglesia, verá que la confesión que le hizo su padre antes de morir le trae algunos problemas, mientras que el mediano, que intenta ascender en la gran ciudad, está resuelto a no dejar que se manche su honor y que otros dragones se burlen de él sólo por su poder físico y económico. Todo esto envuelto en confesiones, traiciones, bailes de temporada para presentar a las dragonas en edad de casarse, peticiones de matrimonio y combates a muerte para salvar la honra.

Los personajes se hacen identificables no sólo por su aspecto físico, sino por su personalidad propia, si bien es cierto que ninguno llega a tener un gran desarrollo evolutivo, aunque tampoco se echa de menos. Sí que se echan un poco de menos ellos mismos en sí, una vez terminada la lectura.

El estilo con el que está escrito es un estilo rico, de descripciones precisas, pero sencillas, centrado en los personajes y hábil presentando sus reacciones, a las que enseguida nos acostumbraremos, de forma que si los ojos de un dragón giran de una determinada forma, sabremos qué siente, al igual que sabremos el significado de la posición de su cabeza, o del color de sus escamas, todo ello sin tediosas exposiciones.
En el libro, además, no dejo de ver cierta crítica a todo convencionalismo social. En especial al victoriano, que es en el marco en el que se basa, pero teniendo varias cosas extrapolables al comportamiento social en general.

¿Lo recomiendo? Siendo muy sincero, me esperaba antes de leerlo una gran novela épica, de grandes luchas y batallas, de garras, fuego y colmillos, y me he encontrado con una novela sentimental victoriana protagonizada por dragones, donde lo más importante son los movimientos e intrigas familiares. No es lo que esperaba, pero no me he sentido defraudado. Me alegro de haber leído este libro, que además me ha dejado un buen sabor de boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario